MIA Psicología Infantil

Por qué es importante considerar la edad para abordar las emociones en los niños

 

Las emociones son una base fundamental durante el crecimiento de los niños y adolescentes. En este sentido, resulta importante reconocer que sus necesidades emocionales y sus habilidades de expresión variarán según la edad, y con ello la forma en cómo podemos conectar con lo que sienten y apoyarlos en el desarrollo de sus habilidades socioemocionales.

Aquí compartiré brevemente por qué es crucial considerar la edad para abordar las emociones, y cómo esta segmentación nos ayuda a comprender y trabajar de manera efectiva el desarrollo emocional Infantil.

 

Edades de 6 a 9 años:

Durante esta etapa del desarrollo, los niños están dando sus primeros pasos en la comprensión y expresión de una amplia gama de emociones. Es esencial ofrecerles un entorno seguro y de apoyo donde puedan explorar y reconocer sus emociones, aprendiendo así a manejarlas de manera saludable. Las actividades prácticas y lúdicas, como juegos, cuentos y expresiones artísticas, resultan efectivas para fortalecer su capacidad de reconocimiento emocional en esta etapa temprana. Además, es crucial proporcionarles un vocabulario emocional adecuado que enriquezca su lenguaje y les permita expresar de manera precisa lo que sienten.

 

 

Edades de 10 a 12 años:

Durante la preadolescencia, los niños atraviesan una fase de cambios emocionales y sociales significativos. Es fundamental validar sus emociones y ayudarles a comprender la conexión entre sus pensamientos, sentimientos y acciones. En esta etapa, los niños están adquiriendo una mayor autoconciencia y empatía hacia los demás, por lo que resulta beneficioso enseñarles habilidades para cultivar relaciones saludables con su entorno. Se pueden emplear diversas actividades, como la reflexión personal, el diálogo abierto y los juegos de roles, para promover el autoconocimiento y la resolución de conflictos de manera constructiva

 

 

Edades de 13 a 18 años:

La adolescencia es una etapa de intensos cambios emocionales para los jóvenes, quienes se encuentran en la transición hacia la edad adulta. Es crucial proporcionarles un entorno de confianza donde puedan explorar, conectar y expresar sus emociones libremente, además de dotarlos de herramientas prácticas para manejar saludablemente el estrés y la presión social. Los adolescentes pueden encontrar beneficio en estrategias simples y creativas, como la escritura terapéutica, conversaciones abiertas y participación en hobbies significativos. Es fundamental fomentar su autoestima, habilidades de manejo emocional y pensamiento crítico para ayudarlos a transitar con éxito por esta etapa de desarrollo.

 

 

Considerar la edad al trabajar las emociones es fundamental para adaptar las estrategias y técnicas para las necesidades y capacidades específicas de cada grupo de edad. Desde este enfoque, podremos contribuir de manera efectiva al desarrollo de habilidades emocionales sólidas en los niños, que los acompañarán a lo largo de sus vidas.

 

¿Quieres descubrir nuevas estrategias para abordar las emociones en los niños?

Déjanos un mensaje aquí y te ayudaremos con la información que necesitas.

error:
X